10 Noviembre 2016

Cuerpo en buen estado se ofrece: tratar directo dueño

 
Por César González Ingeniero, Estudiante de Historia U. Finis Terrae 

El amanecer. 

cuerpo en buen estadoEn una madrugada de verano en diciembre de 2017 y con la aurora trazando sus primeras y sutiles pinceladas, el epílogo de la prolongada y virtual vigilia de Valeri Spiridónov se acercaba a su fin. Su estadía en el Centro clínico de la Universidad Médica de Harbín en China, estaba recién comenzando

Lejos se encontraba su hogar en Rusia, en la pequeña ciudad de Vladímir a unos 170 kilómetros de Moscú. Su larga y devastadora enfermedad, de carácter mortal, con  atrofia muscular espinal, de origen genético degenerativo que le impide mover todos los miembros, salvo las manos y la cabeza. Esa pesadilla para el joven ruso de 31 años, podría quedar enterrada para siempre en aquellos sagrados y preservados rincones de su memoria. Era este el albor de la esperanza para Valeri programador informático, dispuesto a correr todos los riesgos y aceptar la operación de trasplante de su cabeza a un nuevo cuerpo y a una nueva vida. De igual manera, surgían desde los bastidores de su mente aquellos versos del Invictus: “Mi cabeza sangra, pero no se inclina/ Más allá de este lugar de ira y lágrimas /…./ Soy el amo de mi destino:/ Soy el capitán de mi alma.” i

Sin embargo, Valeri sabía que el verdadero amo de su destino y capitán de su alma, era el doctor e investigador en neurocirugía de nacionalidad italiana Sergio Canavero, acompañado en esta travesía del primer oficial de nacionalidad china, el doctor Ren Xiaoping. Habían realizado miles de operaciones de este tipo en ratas y afirmaban estar preparados para llevar adelante y replicar la experiencia de un trasplante de cabeza en un ser humano. Ellos serían los encargados de llevar adelante la operación que tardaría alrededor de 36 horas, y que contaría con 150 médicos de apoyo y costaría 11 millones de dólares americanos. ii

En la víspera de su operación, Valeri había recibido un mensaje de apoyo y aliento de Humanity Plus, la Asociación Transhumanista Mundial, que se ha constituido en un movimiento filosófico y cultural que promueve responsablemente los modos de utilizar la tecnología en aras de mejorar las capacidades humanas y de aumentar el espectro de una humanidad florecienteiii. Y complementaria a este movimiento se encuentra la concepción del PostHumanismo, que promueve la progresiva tecnologización somática del hombre para transformarlo en un ser biogenético y cibernético, en resumen, la transformación de la naturaleza humana con la ayuda y soporte de la ciencia y la tecnología, en un compendio estructural de genes, bits, neuronas y partículas elementales, destinados a desbordar los límites físicos e intelectuales del ser humano. iv

Valeri se encuentra postrado en la camilla que lo transporta por los pasillos de la clínica, con la vista fija en las potentes luces blancas que iluminan su camino a la sala de operaciones, estas se transforman en una gran pantalla donde él puede proyectar su  mente llena de imágenes; está corriendo en un día primaveral a campo traviesa por la campiña de su tierra natal cubierta de girasoles, al llegar al cruce de caminos aparece la siniestra y temida figura de la muerte, guadaña en ristre, debe enfrentarse a ella, lo que está en juego no es solamente su lamentable vida presente, si logra salir victorioso, podría ser su paso a la inmortalidad, ya no tendría que volver a enfrentarse a La Parca nunca más, podría repetir la operación cuantas veces quisiera, con nuevos cuerpos, podría acceder a la experiencia del Amor, ese primordial sentimiento que a causa de su enfermedad, le había sido ajeno y ausente, el día en que podría por fin reclamarlo estaba a un paso. Absorto en esas imágenes mentales, otras imágenes aparecían y se combinaban en aquella pantalla imaginaria, reflejando esos días en que estudiaba la obra del filósofo francés Vladimir Jankélévitch en la biblioteca de la universidad, aquella lectura que le hablaba de la muerte, y recordaba nítidamente aquella frase: “Una vida que no acepta la muerte y que pretende ser siempre eterna, es enemiga de la vida: esa vida es un sabotaje a la existencia real”. v Había comprendido en esos lejanos años que el antónimo de la vida no era la muerte, sino el no-vivir, que la vida y la muerte eran parte del mismo proceso de la vida, pero eso, estaba por cambiar y él era el protagonista de ese cambio. Sus imágenes cesaron abruptamente, de vuelta a su camilla, ahora estaba cruzando el umbral de la sala de operaciones, las luces tenues se teñían de azul, los doctores le daban la bienvenida y los ayudantes comenzaban a conectarlo a las máquinas, la mascarilla que cubría su nariz y boca le daba la sensación de respirar un aire dulzón, la sala comenzaba a girar, las voces y los ruidos de la habitación ganaban distancia y lentamente se apagaban, y su cansado cuerpo comenzaba a descender en la espiral del profundo sueño de la anestesia. Repentinamente esa figura se hizo presente, Valeri la reconoció de inmediato, y con un supremo esfuerzo trató de aferrase a ella.

En el exterior del hospital, los reporteros de la BBC y la CNN, transmitían en vivo hacía las oficinas centrales en Londres y Atlanta, y de ahí al mundo entero. La BBC informaba que la operación Frankenstein ya estaba en marcha y especulaba que Mary Shelley vi estaba inquieta en su tumba. Afirmaba que de resultar exitosa la operación el paradigma de lo que consideramos como ser humano cambiará para siempre, y el arduo trabajo de Filósofos y Bioéticos estaba por comenzar. Así, a partir de ese instante, la Persona pertenecerá a la cabeza. La unicidad mente-cuerpo estará disociada definitivamente. El reportero de la CNN esgrimía una hipótesis similar, agregando que la dignidad de la Persona será asociada su cabeza, con cerebro incluido por supuesto, y entonces el estatuto de persona estará ligado indisolublemente al desarrollo de dicho órgano. Las implicancias de aquello son inimaginables y aterradoras, agregaba al terminar su despacho de prensa.

El Juicio.

Valeri Spiridónov, caminando con alguna dificultad y junto a los doctores Canavero y Xiaoping, entraban escoltados por los guardias de seguridad al Tribunal de Bioética de la Haya, usaban una de las puertas laterales para evitar a la muchedumbre vociferante de partidarios y detractores concentrados en el frontis del edificio central del tribunal. Al entrar en la sala del tribunal se ubicaron en la mesa frente a los jueces, acompañados por sus abogados. En el costado contrario se ubicaba la mesa con el equipo de fiscales, encargados de llevar adelante la acusación.

Al entrar los jueces al salón, los imputados, los abogados defensores y los fiscales, y también el público asistente se ponían de pie. A continuación, los jueces tomaban cada uno sus respectivos asientos, y el presidente del tribunal, comenzaba cediendo la palabra a la parte acusadora. El fiscal encargado de la apertura tomaba la palabra y se dirigía a los jueces, sin antes recorrer con la mirada inquisitiva a los tres acusados, y comenzaba su argumentación inicial con las siguientes palabras: “honorables magistrados, en este momento histórico, no puedo menos que recordar a ustedes que los imputados, son los responsables de haber provocado una crisis del orden Bioético a nivel global, generando no sólo una revolución biológica y por consiguiente una catástrofe ética y cultural de profundas repercusiones en  los ámbitos económicos, políticos y sociales. Hoy intento demostrar, que estas acciones fueron ejecutadas de manera consciente y premeditada. La lista que daré a continuación es detallada, pero no exhaustiva.” Los acusados impertérritos escuchaban atentos sin mostrar emociones que delatarán signos de arrepentimiento.

Primero que todo, proseguía el fiscal, con su acción han conseguido hacer realidad el antiguo anhelo del mítico héroe sumerio Gilgamesh de hacer posible alcanzar la inmortalidad para el hombre, esa vida eterna que hasta ahora sólo estaba reservada a los dioses creadores, escrita en piedra y arcilla, hace ya 4.000 años, el poema del héroe expresaba: “La vida que tanto anhelas, nunca la podrás alcanzar, / Porque, cuando los dioses crearon al hombre, / le infundieron la muerte, reservando / la vida para sí mismos. vii. Con su forma de actuar, los acusados han conseguido que la inmortalidad pase de la religión a la ciencia. Ya no será necesario morir para alcanzar la inmortalidad.viii. El mismo nombre del proyecto liderado por el doctor Canavero, que él ha bautizado como HEAVEN (HEad Anastomosis VENture), es un intento manipulador sobre la naturaleza, en su pretensión de jugar a ser Dios. ix

En segundo lugar, de ahora en más, “la Mano Invisible” que mencionaba Adam Smith, ha comenzado a operar con su capacidad autorreguladora, los cuerpos jóvenes son los que concentran la mayor demanda y a un alto precio, los cuerpos de niños y niñas son considerados artículos de lujo, mientras los cuerpos viejos y enfermos no tienen cotización. En Internet se han comenzado a ofrecer cuerpos a la venta, violando los principios que prohíben lucrar con partes del cuerpo humano. Los estudios muestran que muchos con tendencias suicidas prefieren esta opción. El mercado que esta tecnología ha creado es tremendamente regresivo, por su alto costo, sólo está reservado para las personas más ricas que pueden adquirir un trozo de inmortalidad.

En tercer término, Valeri Spiridónov ha manifestado su intención de procrear, no obstante que las gónadas que posee, no corresponden a su herencia genética prístina. Hay una orden de restricción interpuesta por la viuda del donante en orden a reclamar los derechos de goce y usufructo del cuerpo del donante, argumentando que como el cuerpo se ha transformado en un bien, sólo fue entregado el dominio de dicho bien y no el derecho pleno. Como pueden ver, señores magistrados existen serias implicancias reproductivas. ¿Habrá que esterilizar los cuerpos destinados a contener nuevas cabezas? Por otra parte, técnicamente el nombre que debería recibir este tipo de operación es el trasplante de cuerpo, puesto que, es la cabeza representativa de la persona, la que recibe parte de un nuevo cuerpo. Las preguntas que quedan consignadas son: ¿Cuál es el donante y cuál el receptor? ¿El resultado es una quimera o un hibrido? x Y esto nos conecta con la discusión de los filósofos de la antigua Grecia, sobre la paradoja del barco de Teseo; si reemplazamos todas las partes que constituyen la identidad de un objeto, éste conserva su misma identidad. xi

Cuarto, los acusados con sus acciones han desacralizado el cuerpo, negando el valor que este posee como la parte integral del ser humano, y como parte integrante de nuestra dignidad como personas. Permítanme por unos momentos hacer mención a las sagradas escrituras (1 Corintios 6:19): “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” xii. Para muchos, somos personas por nuestra alma y por nuestro cuerpo. Para los creyentes, el cuerpo es un don sagrado de Dios xiii Somos unión del Espíritu con la materia y eso nos convierte en almas vivientes.

Quinto, han abierto las puertas a la factibilidad de que aquellas personas Transgéneros demanden trasplantes de cabeza a cuerpos que le proporcionen la identidad que desean. Los movimientos LGBT (Lesbian, Gays, Bi-sexual, Transexual) en todo el mundo están reclamando que las políticas públicas de salud solventen y financien este tipo de operaciones de re-asignación de géneros. Además, demandan que se les establezca el reconocimiento automático como padres o madres de los hijos procreados, aun cuando la carga genética de dichos hijos sea diferente a las de los progenitores.

Sexto, el consentimiento de Valeri Spiridónov, que debió ser informado, proporcionándole para ello una gran extensión de información acuciosa y veraz, y él como paciente, debió estar consciente de los riesgos a los que se exponía, los que eran desconocidos aun para el equipo médico, razón por la cual consideramos que el protocolo de participación voluntaria, libre e informada en este experimento con humanos no se ha cumplido. Los estándares para el tipo de trasplante a los que se iba a someter Valeri, no estaban desarrollados y en todo caso deberían corresponder a los mismos que se utilizan para cualquier aplicación de nuevas tecnologías médicas. xiv Esto ha generado un amplio movimiento de rechazo a nivel mundial. El Dr. Arthur Caplan, bioeticista que acuño el término “The Yuck Factor”, describe la influencia de las respuestas instintivas contra las nuevas tecnologías, en un amplio espectro, por ejemplo: el ultraje moral inducido por la clonación humana. xv

Séptimo, la decapitación de un ser humano, está considerado como delito en todos los países civilizados de la tierra. El hecho de permanecer con vida, no justifica la separación de la cabeza del cuerpo, y es considerado un daño grave. La legislación a nuestro entender no ha cambiado y, por lo tanto, desde el punto de vista del derecho natural y asimismo del derecho positivo, esa acción es un delito, y el sistema de justicia debe actuar. El daño no solamente se encuentra radicado en el ámbito físico, sino también en el psicológico. El Dr. Canavero estima que el 80% de la personalidad del trasplantado de la cabeza será transferido al nuevo cuerpo, y el admite que es un acto de adivinación, puesto que el cree que hay partes de la memoria que están contenidas en el cuerpo, tales como el Microbioma - junto con nuestras células, compartimos nuestra existencia con un enorme número de microorganismos que también forman parte de nuestro organismo y con los que estamos en constante interacción. Dichos microorganismos superan en mucho el número de nuestras células: las estimaciones son de diez a uno a su favor. Actualmente denominamos Microbioma a esa comunidad los microorganismos que viven con nosotros.xvi -. El Dr. Canavero en su explicación desarrolla un argumento filosófico tomando la concepción de Heráclito de que todo fluye y nada permanece, por lo tanto, los cambios de personalidad son inevitables, y remata diciendo que “la conciencia no vive ni en el cerebro ni en el cuerpo, de hecho, el yo es una ilusión. Después de meditar por más de 30 años, llegó a la conclusión de que somos la expresión individual de una conciencia universal”.xiv Ustedes señores jueces saquen sus propias conclusiones, terminaba señalando el fiscal.

Octavo, después de que Valeri despertó, abrió sus ojos, fue capaz de hablar y de recibir estímulos asistimos a un salto cuántico en todos los aspectos de las ciencias cognitivas, cuyas hipótesis consideraban que la cognición humana no sólo tenía su origen dentro del parénquima cerebral, más bien los humanos exhibimos una cognición encarnada (personificada), donde nuestro cuerpo participa en la configuración del yo. La psicóloga Eleanor Rosch describe a la cognición personificada como el conocimiento, que en primer lugar depende de los tipos de experiencias que derivan de tener un cuerpo con capacidades sensomotoras, y, en segundo término, que esas capacidades sensomotoras son intrínsecamente parte de un contexto biológico, fisiológico y cultural integrado. Bajo esas perspectivas, el trasplante de cabeza ha debilitado gravemente la articulación de la memoria y la personalidad del paciente, las potenciales alteraciones psicológicas aún están en progreso. xvii

Noveno, desde la perspectiva de la justicia social, un cuerpo sano destinado a un trasplante de cabeza, puede salvar muchas vidas al considerar elegibles para trasplantes cada uno de los órganos sanos del donador: riñones, hígado, corneas, corazón, etc., en vez de servir como continente de un único trasplante de cabeza. Autorizar esta práctica sería privilegiar el beneficio de unos pocos, en desmedro del interés de muchos.

Para finalizar, si aceptamos la transferencia de la razón representada por la cabeza fuera del cuerpo humano, en ese instante, el mismo cuerpo se transforma en un agente no-humano, generando cambios profundos no sólo en la redefinición de la identidad humana, sino también en reformulaciones del entorno social, transformando nuestras ideas de la vida en sociedad. Con este último argumento señores jueces, la fiscalía ha concluido con su alegato.

Después de una breve pausa, el abogado líder la defensa se dirige a los jueces  y su alocución comienza con la famosa frase de Gandhi “Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas”, ligando esa metáfora con el  propósito de la cruzada emprendida por los miembros del equipo del Dr. Canavero, cuyo único afán, según la defensa, ha sido contribuir al progreso del hombre, ampliando las fronteras desde donde transformar el modelo de lo humano, poniendo en discusión la definición última del hombre, en una concepción posthumanista, que a diferencia del humanismo, no parten de una rígida distinción entre sujetos y objetos, ni definen exclusivamente la estancia del hombre en el mundo desde una perspectiva biológica y cultural fija, sino cambiante y modificable a voluntad de los hombres, si disponemos de los medios suficientes y necesarios para cumplir dicho propósito.xviii

El defensor señala que para el filósofo alemán Peter Sloterdijk, el ser humano ha tenido siempre que auto-transformarse para preservar su existencia y es perfectamente lógico y aceptable que surjan nuevas antropotécnicas. La mayoría de los argumentos de la fiscalía apuntan a la diversidad de problemas de índole moral y práctica que han creado estos avances científicos, y hay una manifiesta tecnofobia que trasuntan las acusaciones, amparada en la supuesta salvaguarda de la esencia humana, que no puede ser alterada. En caso de aceptar la posición de la fiscalía, esto equivaldría a afirmar que el cuerpo humano en ninguna de sus partes es un engranaje de la máquina de la subjetividad, negando cualquier trasplante de órganos. No obstante, ellos existen y el proyecto del Dr. Canevaro puede ser considerado un trasplante masivo, que ha sido exitoso y que hace posible el continuo progreso de la ciencia médica y a impulsar al ser humano a un ascenso en su evolución.vii

El veredicto.

Cuando los jueces después de deliberar, entraban a la sala, Valeri se sentía petrificado, no podía mover un solo musculo, su vista se mantenía fija y apenas lograba concentrarse en las palabras iniciales que estaba pronunciando el presidente del tribunal, las que llegaban a sus oídos, casi como un murmullo:

$1- Es de conocimiento general que el ser humano es inseparable de la técnica y tiene la capacidad de modificarse a sí mismo y a su entorno, en una relación que, a la vez modifica su “identidad”; no obstante, hay marcadas diferencias de opinión respecto a los alcances de las trasformaciones que pueden y deben alcanzarse con las prácticas científicas. Acotaba el presidente.

Valeri intentaba por todos los medios mantenerse atento, ya estaba por concluir con su dictamen el magistrado, pero por alguna razón a él le costaba focalizar su mirada y su audición en la figura del juez. Así en un último esfuerzo alcanzó a escuchar, casi como un susurro:

$1-  El tener el poder de hacer algo, no implica necesariamente que haya que hacerlo, y hoy más que nunca se requiere una reflexión sobre nuestra responsabilidad con el futuro, de nuestro mundo y nuestra especie, y al sopesar los dilemas éticos a los cuales nos vemos enfrentados, hemos tomado la decisión…xix

En ese instante, otras imágenes comenzaban a acudir a la mente de Valeri, y éstas eran inquietantes y llenas de peligros, ahora estaba comprendiendo todo, había aceptado convertir su vida en una abominación, deseaba con toda su alma escapar y su cuerpo no reaccionaba; sentía que apenas era una laguna insomne / con un embarcadero / ya sin embarcaciones (Mario Benedetti – Identidad), ya era demasiado tarde, y sus desgarradores gritos de auxilio se pintaban de negro silencio, mientras se sumergía en los profundos residuos de la noche.

El equipo médico comenzaba la larga operación de Valeri, que además del procedimiento y si es que éste resultaba exitoso lo mantendría por varios años en recuperación y rehabilitación antes de poder abandonar los cuidados médicos y disponer de su nueva vida de manera autónoma. El trabajo extenuante se iba a prolongar por horas, bajo la atenta y meticulosa operación de los doctores Canavero y Xiaoping, los nuevos demiurgos de la Biociencia.

Referencias

i  Henley, W. E. (1888). A book of Verses. Londres.

ii  Discovery, S. A. (11 de 09 de 2015). Primer trasplante de cabeza de la historia ya tiene fecha: diciembre de 2017.La Tercera. Obtenido de http://www.latercera.com/noticia/primer-trasplante-de-cabeza-de-la-historia-ya-tiene-fecha-diciembre-de-2017/

iii  Bostrom, N. (APRIL de 2005). A HISTORY OF TRANSHUMANISM THOUGHT. Journal of Evolution and Technology, 14(1).

iv   Mainetti, J. (enero-junio de 2007). ¿Quo Vadis Homo? La Poshumanidad. revista Colombiana de Bioética, 2(1), 11-32.

v    Jankélévitch, V. (2002). La muerte. PRE-TEXTOS.

vi   Shelley, M. (2007). Frankenstein o el moderno Prometeo. (S. J. Wolfson, Ed.) New York, USA: Pearson Longman.

vii   Jacobsen, T. (s.f.). The epic of Gilgamesh.

viii   Galparsoro, J. I. (2014). Biotecnología y naturaleza humana. La cuestión del Posthumanismo. AGORA - Papeles de Filosofía, 33(1), 153-170.

ix   Cuenca, J. T. (09 de 03 de 2015). Trasplante de cabeza humana: ¿posible? ¿conveniente? Observatorio de Bioética.

x    Neilson, S. (03 de 07 de 2013). Would a Human Head Transplant Be Ethical? Science.

xi    Crisholm, R. M. (2002). Person and Objects: A Methaphysical Study - Volume 5. Great Britain: Routledge.

xii    Reina-Valera. (1909). Biblia : 1 Corintios 6:19.

xiii   Catholic.net. (s.f.). www.catholic.net. Recuperado el 09 de 10 de 2016, de http://es.catholic.net/op/articulos/866/cat/141/el-valor-de-nuestro-cuerpo.html

xiv   Hartman, S. (14 de 03 de 2016). www.primemind.com. Recuperado el 08 de 10 de 2016, de https://primemind.com/head-transplants-e98fea771064#.gysdrzqy2

xv    Schmidt, C. W. (12 de 2008). The Yuck Factor When Disgust meets Discovery. Enviromental Health Perspectives, 116(12), 524-527.

xvi    Martínez, V. D. (02 de 02 de 2011). www.biotechspain.com. Recuperado el 09 de 10 de 2016, de https://biotechspain.com/es/tema.cfm?iid=microbioma

xvii   Cuoco-JA, D.-J. (2016). Operation Frankenstein: Etichal Reflections of Human Head Transplantation. Neurosurg, 1(2).

xviii   Sloterdijk, P. (09 de mayo de 2003). El post-humanismo: sus fuentes teológicas y sus medios técnicos. Revista de Observaciones Filsóficas .

xix  Alfaro, G. C. (2015). EL POSTHUMANISMO Y LOS CAMBIOS EN LA IDENTIDAD HUMANA. Reflexiones, 94(1), 97-107.

Imagen:http://saulmandujano.blogspot.cl/2015/05/implicancias-de-un-trasplante-de-cabeza.html

Logo Finis Terraeacreditacion-2015

search canakkale vergi mevzuati bagimsiz denetim Mevzuat Kanunlar web security engelliler bilisim teknoloji sgk bagimsiz denetim bagimsiz denetim sorgulama internet security mevzuat vergi ve sgk mevzuati